Ultimate Bleach Final War
¿Todavía no te has registrado? Pues a que esperas, la batalla final te espera
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Lun Jun 17, 2013 8:19 am.
Últimos temas
» me voy
Vie Sep 09, 2011 6:38 am por ulquiorra cifer

» duda
Mar Ago 30, 2011 4:51 pm por ulquiorra cifer

» me presento
Mar Ago 30, 2011 4:35 pm por ulquiorra cifer

» Instituto Takemori
Sáb Abr 30, 2011 3:13 pm por Zarina

» Beso abrazo o patada
Jue Abr 07, 2011 6:15 pm por Haine Rammsteiner

» Como te sientes hoy
Dom Abr 03, 2011 10:42 am por Misaki Hagino

» ¿Esto o lo Otro?
Dom Abr 03, 2011 10:41 am por Misaki Hagino

» Como matarias al use de arriba?
Dom Abr 03, 2011 10:41 am por Misaki Hagino

» Bleach- Veil of Darkness en afiliación.
Jue Mar 31, 2011 6:20 pm por Zarina

Espada´s

Melancolia de recuerdos lejanos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Melancolia de recuerdos lejanos

Mensaje por Master Urahara el Sáb Ene 08, 2011 5:30 pm

Spoiler:

Una puerta aparecio de la nada, el alma de un shinigami se pudo vislumbrar entre las rendijas que se abrian lentamente. Entre a la sociedad de almas, todo estaba tranquilo, demasiado. No habia nadie, en absoluto, todos, o casi todos habian sucumbido bajo los grandes poderes que se erguian en este mundo. Empece a cainar lentamente dejando que mi pelo se meneara al viento. Hacia años que no habia tenido tiempo de cortarme el pelo, y gracias a la mascara el crecimiento de este se habia incrementedo. Mi Haori tambien se ondeaba como una vandera por varias partes como las mangas, mi Haori estaba practicamente destrozado, habia sido churruscado, golpeado, atravesado y varias cosas mas que ahora no me apetece mencionar. Por otra parte mi Haori ya no colgaba como antes de mi cuerpo, este ahora se habia ajustado gracias al crecimiento de mis pectorales. Suspire, ya nada era lo que solia ser.

Y ahora que lo pensaba el viejo Haori me molestaba y me hacia ir mas lento, limitando mis movimientos. Me mire al pecho y unos segundos despues de estar parado en el aire agarre con determinacion el Haori y tire fuertemente de el haciendo que el sonido de la tela desgarrandose sonara cerca de mi. El destrozado Haori quedo colgando de mi mano, cuantos recuerdos, cuanta melancolia.... abrace al Haori, como si fuera un viejo amigo y despues de unos minutos con una mirada triste lo tire. DEje que volara libre, debia aceptarlo, yo ya no era el quinto capitan, y tenia que acostumbrarme a mi nueva vida... pero como? Todo seguia siendo confuso.

Al tirar mi Haori deje al descubierto un cuerpo lleno de cicatrices y marcas, señal de mis numerosas batallas y todo el sufrimiento que habia pasado. El aire fresco realmente sentaba bien y m reconfortaba, me gustaba el frio. Camine en silencio lentamente por el cielo del Sereitei mientras el polvo proveniente de las ruinas de algunos edificios acariciaba mi piel y pasaba de largo. Mire cada una de las estructuras por las que pasaba,por cada uno de los escuadrones vacios que veia una tristeza invasia mi corazon a la vez que recordaba como antes todo esto estaba lleno de gente, de alegria, de luz. Ahora ya nada de eso quedaba.

Cuando llegue a mi escuadron una helada sensacion recorrio todos mis musculos. Estaba acabado, ya no habia nadie. Camine hasta el jardin del entrenamiento y toque suabemente el cerezo que ahora estaba practicamente muerto. Me puse de rodillas y di un golpe al suelo. Las ojas secas de alrededor se estremecieron y salieron volando mientras yo apretaba mis dientes. Mi reitasu empezo a incrementarse y un aura azul se formo alrededor mio. Me entraron ganas de gritar, pero no, simplemente aprete con fuerza mis puños y deje caer una lagrima al suelo.
Me levante despacio, relajando los musculos de mi cuerpo y me encamine hacia mi despacho. Pasando por los vacios pasillos se podia ver la soledad de aquel lugar, roce con mis dedos la pared mientras caminaba.

Llegue hasta la puerta que conducia a mi lugar de trabajo. La empuje lentamente y deje que el aire entrara en la habitacion. Una nuve de polvo me dio la bienvenida y el olor a papel desgastado desperto mis recuerdos. Me quede en el umbral del despacho observandolo con melancolia aun sin cambiar la expresion de mi cara. Todo lo que quedaba de mi anterior vida era esto. Di unos pasos y volvi a pararme cuando la luz del sol que entro por la ventana me golpeo.
Spoiler:


Pise sin querer uno de los papeles y me llamo la atencion. Lo recogi alargando mi mano hasta el y lo puse a unos veinte centimetros de mi cara. Sople haciendo que el polvo del papel saliera volando y las palabras del escrito fueron legibles:
"No aguantaremos mucho mas, esto es demasia#o para nosotros, el teniente ha caido, todo lo que nos queda es tener fe y esperanzas, nuestro capitan todavia puede aparecer, so#o queda esperarlo, Master, ¿Donde est#s? Por favor ayudanos, salva#os." parecia que esa era la primera parte de la carta. La aprete con fuerza arrugando el papel a la vez que me augntaba las ganas de destrozarlo todo. Mire hacia abajo y vi otra oja con la misma letra. La recogi e hice lo mismo con la anterior, esta parecia algo mas reciente " Master no viene, devemos resistir hasta que vuelva, es mas que seguro que tiene motivos para no estar aqui, solo quedamos unos pocos refagados, suenan tambores, canticos malignos, falta poco para nues#ra extenuaci#n..." esto parecia ilegible"ya vie#en, no queda tiempo.... Taic#ho Lo siento te h#mos#####" lo que seguia estaba ilegible y una mancha de sangre tapaba lo ultimo. Mi escuadron habia sucumbido esperandome, esperandome hasta la muerte, tuvieron fe y nunca la perdieron, pero yo no vine, ni siquiera pense en ellos.

Agarre los dos papeles con fuerza y me acerque con la palma de mi mano apoyada sobre mi frente, esto era demasiado ya. Deje los papeles ensangrentados encima de la mesa y la rodee para sentarme en mi silla. La agarre por arriva y la gire un poco hacia mi. Me lo pense dos veces antes de hacerlo pero no huvo nada que me detuviera asi que recoste mi espalda sobre la silla. Tenia los ojos cerrados y cuando los abri volvi a ver por unos instantes ese mismo despacho en el que habia escrito mi carta de despedida, esa carta en la que decia que tenia una mision importante que cumplir. Me separe un poco de la mesa y puse mi talon izquierdo sobre mi rodilla derecha. Acto seguido apolle el codo de mi mano izquierda en la rodilla izquierda y apoye a la vez mi cara en la palma de la mano quedandome en esa posicion por largo rato. Despues de meditar durante mas de media hora me levante cuidadosamente del sillon y escrivi con mi dedo en el polvo de la mesa " Aqui llace Master Urahara, el capitan del quinto escudron, el capitan que no pudo proteger ni a su escuadron ni a sus amigos, ni a si mismo, aquel capitan que tuvo que renunciar a todo solo por poder vivir" despues camine hasta la puerta y la cerre despues de mi paso.

Decidi que no podia seguir caminando con tan poca ropa asi que me encamine hasta la habitacion donde se guardaban los Haoris y otra clase de ropas. Mientras caminaba de nuevo por los pasillos pense en todo lo que habia dejado atras en todo lo que ya no podria recuperar. Pase de nuevo por el jardin y una suave brisa acaricio mi cara. Cuando llegue a la habitacion indicada la abri lentamente y despues de entrar busque durante unos diez minutos las ropas adecuadas, hasta que las encontre y sali de la habitacion cerrandola despues de haber salido.
Spoiler:

Despues de comprobar que las ropas me quedaban bien segui caminando hasta la salida de mi propio escuadron, todo lo que podia hacer era compadecerme de mi mismo y esperar alguna oportunidad para compensar todo lo que habia pasado, para compensar las muertes de todos, aunque yo ya sabia que la vida de una persona no se podia igualar con nada. Llegue mas rapido de lo que creia a la puerta de mi escuadron y me dio algo de pena tener que dejarlo pero era lo que tenia que hacer. Abri con una sola mano la gran puerta de la entrada y sin cerrarla detras de mi empece a ascender por los aires caminando tranquilamente como si estuviera subiendo por una escalera invisible. Con mi lento paso pense mi proximo destino.



Ficha
La voluntad es mi arma mas grande y poderosa porque ninguna espada puede cortarla


Spoiler:


avatar
Master Urahara
Soldado de las Ruinas

Mensajes : 78
Historia : 37
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 23/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Melancolia de recuerdos lejanos

Mensaje por Kenketsu Shinsei el Lun Ene 10, 2011 7:01 pm

Mi paso por las ruinas de lagunos de los escuadrones era lento y pesado. Habia llegado la hora de cambiar mi destino. Master definitivamente no volveria y todos mis camaradas habian sido asesinados. Ya pocos capitanes quedaban vivos en la Sociedad de Almas pero eso no importaba, no, nada importaba, yo conseguiria mi objetivo pasase lo que pasase, defenderia y haria resusrgir la SS pese a quien le pese. Mi haori se meneaba violentamente mientras yo caminaba cada vez con un paso mas defidido. Mi determinacion era inmensa y para mi los dados ya estaba echados, no importaba si el enemigo me cortaba extremidades me rasgara pecho o corazon, no desfalleceria pasase lo que pasase, no, nunca me rendiria. Y ahora tomaria mi legitimo puesto como Capitan y unico miembro del quinto escuadron. Si tenia suerte encontraria a algunos refagados y los podria de nuevo a mi lado. Nada podria parar mi llegada.

Cuando llegue me encontre con la puerta del escuadron abierta de par en par, como si alguien hubiera estado hacia poco tiempo. Me quede mirando pero no dude y entre decidido. Pasee rapidamente por los pasillos de mi escuadron pasando por el jardin y la sala de enrenamiento. Finalmente llegue hasta mi destino. Me pare ante la puerta del taicho y suspire antes de apoyar las dos manos y empujar suavemente, sin brusquedad, con respeto y dulzura. La puerta cedio rapidamente y me encontre con un panorama. Todo el despacho lleno de papelo, todo revuelto y sin ordenar. Una capa de polvo habia aparecido por toda la habitacion y cuando mire hacia abajo descubri unas huellas recientes. Al principio me extrañe pero despues comprendi.... Master, habia conseguido llegar hasta ahi finalemte y su escudron habia sido aniquilado... pobre, nunca lo superara. Las huellas conducian hasta la mesa, a la que me acerque sin acelerar mi ritmo. En esta habia unos papeles arrugados que parecian haber sido manipulados recientemente, los abri y lei con los mismo ojos de tristeza y desesperacion cada una de las palabras que hace unos momentos Master habia leido. Yo, al igual que el habia sufrido el dolor de la impotencia total de no haber ayudado a tus compañeros cuando mas lo necesitaban.... ahora todos estaban muertos. Deje la carta de nuevo sobre la mesa y me fije en un pequeño detalla. Habia algo escrito:
" Aqui llace Master Urahara, el capitan del quinto escudron, el capitan que no pudo proteger ni a su escuadron ni a sus amigos, ni a si mismo, aquel capitan que tuvo que renunciar a todo solo por poder vivir" me tape la boca con la mano despues de leer eso conteniendo las lagrimas que querian salir. Le di un fuerte puñetazo a la mesa que izo estremecerse a toda la montaña de papeles que habia ahi y al ver eso simplemente con un tiron de mi mano tire todos, todos y cada uno de los papeles que en la mesa habia. Agarre un abre cartas y con mano temblorosa empece a repasar en la madera de la mesa lo que mi capitan habia puesto. Despues de haver gravado definitivamente la tumba del alma de mi Taicho me sente en su silla y me tape la cara para que ni siquiera la soledad que me rodeaba pudiera ver mis lagrimas derramadas, porque un hombre no llora por si mismo, si no por sus compañeros.

-Lo siento Master, lo siento.... no he podido ayudarte y tu no has podido al igual que yo salvarlos a todos- mi respiracion era rapida y agitada y mis pensamientos fluidos pero turbios. - Pero solo una diferencia nos separa, tu te has ido, alma desertora, ahora vagaras en penurias por las decisiones que tomaron otros por ti. Yo tengo la suerte de elegir, y eligire lo que tu no tuviste oportunidad de elegir mi taicho, me quedare, vengare a todos, por ti, restablecere nuestro escuadron mientras abrazo mis sueños, por ti, yo sere lo que tu no pudiste Master Urahara, vengare lo que te hicieron- dije finalizando mi frase con una cara de determinacion total, ahora devia empezar a hacer cosas. Devia despejarme y aclarar mi mente. Me levante del sillon de Master y empece a caminar lentamente hasta la puerta, la cual cerre muy cuidadosamente antes de partir. Sali con el mismo andar con el que vine pero mis pensamientos e ideas habian cambiado completamente, ya no habia nada que pudiera pararme. Pase de nuevo por el jardin y la sala de entrenamiento sin prestarles demasiada atencion y cuando llegue a la puerta principal la cerre antes de irme definitivamente, solo que yo si volveria.
avatar
Kenketsu Shinsei
Oficial Shinigami

Mensajes : 5
Historia : 5
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.