Ultimate Bleach Final War
¿Todavía no te has registrado? Pues a que esperas, la batalla final te espera
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Lun Jun 17, 2013 8:19 am.
Últimos temas
» me voy
Vie Sep 09, 2011 6:38 am por ulquiorra cifer

» duda
Mar Ago 30, 2011 4:51 pm por ulquiorra cifer

» me presento
Mar Ago 30, 2011 4:35 pm por ulquiorra cifer

» Instituto Takemori
Sáb Abr 30, 2011 3:13 pm por Zarina

» Beso abrazo o patada
Jue Abr 07, 2011 6:15 pm por Haine Rammsteiner

» Como te sientes hoy
Dom Abr 03, 2011 10:42 am por Misaki Hagino

» ¿Esto o lo Otro?
Dom Abr 03, 2011 10:41 am por Misaki Hagino

» Como matarias al use de arriba?
Dom Abr 03, 2011 10:41 am por Misaki Hagino

» Bleach- Veil of Darkness en afiliación.
Jue Mar 31, 2011 6:20 pm por Zarina

Espada´s

Un Espada más...

Ir abajo

Un Espada más...

Mensaje por Doppelgänger el Miér Ene 05, 2011 6:06 am

Una distorsión se produjo, sin previo aviso, sobre el oscuro y despejado firmamento del desierto de Hueco Mundo. Una oscura y maquiavélica franja oscura perpetró la pureza del cielo y, de ella, brotó una mano blanquecina pero carnosa. Tras esta un pie y luego una cabeza de melena negra... la siniestra silueta de un hombre de largos cabellos negros y ojos rojos hizo acto de presencia, una vez más, en lo que era y es su hogar, el vacio e inmaterial mundo de los Hollow.

Su imponente físico quedó suspendido en el aire mientras que su macabro Reiatsu era suprimido con gran esfuerzo mas, aun a pesar de esto, los siniestros sentimientos que brotaban por todos los poros de su cuerpo no eran fáciles de contener. Aquella existencia de apariencia tan funesta irradiaba maldad sin control, aquel hombre no era alguien normal.

Era alguien extraño, un ser cuya existencia era, por lo menos, un error de la naturaleza. Aquella sobredosis de crueldad era rodeada por una extraña sensación de paz y pureza que no hacía más que trasmitir una la embriagadora aura de lo que las personas llamaban "un ángel", si, pero uno de la muerte... El Ying y el Yang de la luz, tenue como ninguna otra, y oscuridad recorría sus venas a través de su contaminada sangre. Una sonrisa coqueta, morbosa y maliciosa fue esgrimida desde sus fríos labios al tiempo que se crujía el cuello.

Sergey Gólubev Kuznestov, un experimentado Espada, irradiaba malicia cuan demente, la enajenación mental de su existencia solo buscaba la venganza contra sus acérrimos enemigos, los Shinigami y las otras razas... quería venganza contra los humanos que acabaron con su vida en la guerra, todos eran sus enemigos.

-
Cálmate... - se dijo, a si mismo, de forma mental el hombre de cabellos negros y nacionalidad rusa. Ultimamente las cosas habían estado demasiado calmadas para su gusto, su aquejada alma le había hecho viajar por numerosos rincones del mundo en busca de la respuesta a su eterna incógnita: ¿Y ahora que debo hacer con mi vida? Nunca encontró tal contestación y las tinieblas de su corazón le habían hecho regresar a Hueco Mundo.

¿Por qué? Porque allí siempre pasaba de todo, aquel lugar parecía ser un nido de problemas y, a causa de su elevado nivel espiritual, uno siempre se podía encontrar con todo tipo de criaturas. Su respiración, profunda y relajada, en contraposición al caos de su interior. Su primera idea había sido la de comenzar una autentica masacre, ir a otro "mundo" y diezmar la población de la zonase le antojaba como algo verdaderamente divertido pero... no era el momento y, realmente, aquello no conseguiría llenarle... ¡Necesitaba gente fuerte!

Su triste balada de Vendetta debería aguardar aun para emerger, su furia y rabia no podría ser desatada, derramar la sangre de simples humanos no aliviaría su estrés y sus ansias bélicas, no eran suficiente. La presa debía ser algo más jugosa. -
¡No! ¡No es el momento de pelear! - exclamó para sus adentros, una vez más.

Pasó varios segundos suspendido en el aire sin realizar movimiento alguno que alterase su posición. Su ropa, compuesta por una extraña armadura de placas rojas sobre un traje de tela negra, le hacían destacar enormemente en aquel basto y oscuro cielo negro. Sus ojos relucían serios y, en cierto modo, expectantes. La pupila se movía de lado a lado en una continua observación del entorno, estaba solo pero nada le indicaba que esto fuese a prolongarse por mucho más tiempo.

Las sensaciones y estallidos de poder habían sido más recientes por esta zona durante las últimas décadas, algo estaba pasando, seguro, y el Vasto Lorde no tenía intención de perderse la fiesta que los demás se estaban encargando de preparar.

-
Umm... - fue el único sonido que broto de sus fríos y muertos labios. Su primer movimiento no se hizo de rogar ni un segundo más, la demora de su avanzar se volvió nula en aquel preciso instante. Comenzó a avanzar al frente mas sin rumbo fijo, quizás tuviese suerte y se encontrase con algo que hiciese que las cosas perdiesen el control.

Realmente era una imagen extraña, sus brazos y sus piernas daban una apariencia muerta debido a la nula fuerza que les estaba brindando, su movimiento era mas similar al de los fantasmas de las películas que al de un ser con capacidad de desplazarse a pie. Quizás fuese por la repulsión que sentía hacía aquel paraje, una jungla de asfalto en la que predominaban bestias metálicas denominadas como coches, un campo de batalla urbano en la que no existían aliados ni enemigos, solo un deseo de avanzar en un escalafón social logrando sobresalir del resto.
avatar
Doppelgänger
Espada

Mensajes : 13
Historia : 14
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 24/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Espada más...

Mensaje por Zeit el Dom Ene 09, 2011 8:55 pm

Días habían transcurrido, sentidos como si hubiesen sido años, las innumerables hordas sin orden, que eran lanzadas contra todo el hueco mundo, habían mermado gravemente a Zeit, el arrancar que había pensado que los supuestamente valientes espadas que se encontraban dentro del salón más impresionante y resistente de entre el palacio de las noches, seguirían el rumbo de aquellas criaturas hasta descubrir su principio, estaba maltrecho, sangraba de las heridas producidas, su líquido carmesí se esparcía sobre la arena blanca del árido páramo mientras las almas que poseía lo conducían hasta el más recóndito lugar donde parecía que existía algo que alejaba a las criaturas, o por lo menos eso imaginaba aquel maltrecho espada, sobre aquella arena sintió su agonía y quedó inconsciente, sumiendose en sus más profundos recuerdos.

Dentro de sí se veía todo un universo, de tiempos diferentes encontrados en un mismo espacio, se lograban ver carretas de ruedas fabricadas con una piedra perforada por el centro y al mismo tiempo armas nucleares... sin duda alguna el tiempo causa estragos en la vida de las personas, sobre todo cuando has estado observando los años pasar más de un milenio, ciertamente esto afectaba normalmente la memoria de Zeit, por ahora todo lo que había visto, oido, aprendido, todo logró concentrarse en su ser, un dolor invadió su espina, la recorrió y regresó hasta quedar sumido en su cabeza, aunado a esta convergencia de recuerdos y el dolor de cabeza su poder parecía estar incrementándose, su vieja alma se completo de la experiencia que había olvidado y por obra de encontrarse en su lecho de muerte Zeit había recobrado las fuerzas, en el mismo estado, sin embargo más poderoso ahora, girando la vista hacia todos lados

-No puedo creer que siga con vida-

El antes octava espada se levantó y vió a una distancia no muy lejana a un individuo que parecía ser un Espada, aunque algo no cuadraba con su imagen, parecía alguien muerto, sin embargo irguiéndose con su cuerpo sangrante se acercó a este que permanecía por lo visto sumido en su propio ser al igual que Zeit hace poco rato, caminó unos cuantos pasos, tropesándose en varias ocasiones, aquel cabello lucía más desaliñado que de costumbre y teñido de su propia sangre, llegando al lugar donde estaba aquel otro arrancar

-Mi nombre es Zeit, ya no soy quien antes, he sido traicionado y abandonado por los demás espadas, no pienso pertenecer a ellos, sin embargo sigo sirviendo a Luna, ama del hueco mundo, no sé quien eres, ni qué haces aquí y me gustaría saberlo-

El brazo de Zeit estaba colocado sobre un corte en su abdomen por lo que este no extedió la mano en señal de saludo, sino que simplemente se quedó ahí, con la sangre hirviendo por dentro y por fuera, con ira en sus ojos y con una pregunta al aire que esperaba ser contestada, además de un objetivo perdido y uno más adquirido, servir con su nuevo poder a su ama, aquella que él creía había salvado su existencia en un día que ni siquiera aquel ahora poderoso arrancar era un vasto lorde, de suerte su ser continuaba, cuando esta debería de haber terminado hace siglos, esta estaba otorgada fielmente a su salvadora, este era el único motivo por el cual él no pensaba exterminar a los demás espadas pero tampoco pretendía permanecer con esa inmundicia cobarde que lo habían dejado a su suerte, no merecían tenerlo ni perderlo


Spoiler:


Perderas tu alma....
(Almas dominadas por Zeit)
Spoiler:

Narro/Pienso -Hablo-
avatar
Zeit
Espada

Mensajes : 39
Historia : 7
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 27/12/2010
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.