Ultimate Bleach Final War
¿Todavía no te has registrado? Pues a que esperas, la batalla final te espera
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 18 el Lun Jun 17, 2013 8:19 am.
Últimos temas
» me voy
Vie Sep 09, 2011 6:38 am por ulquiorra cifer

» duda
Mar Ago 30, 2011 4:51 pm por ulquiorra cifer

» me presento
Mar Ago 30, 2011 4:35 pm por ulquiorra cifer

» Instituto Takemori
Sáb Abr 30, 2011 3:13 pm por Zarina

» Beso abrazo o patada
Jue Abr 07, 2011 6:15 pm por Haine Rammsteiner

» Como te sientes hoy
Dom Abr 03, 2011 10:42 am por Misaki Hagino

» ¿Esto o lo Otro?
Dom Abr 03, 2011 10:41 am por Misaki Hagino

» Como matarias al use de arriba?
Dom Abr 03, 2011 10:41 am por Misaki Hagino

» Bleach- Veil of Darkness en afiliación.
Jue Mar 31, 2011 6:20 pm por Zarina

Espada´s

Preparando el camino…!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Preparando el camino…!

Mensaje por Panettone el Jue Ene 13, 2011 8:22 pm

La noche se abría paso en aquella cuidad del mundo humano, el cielo se iba vistiendo con el color de la noche, algunas estrellas empezaban a salir para tomar su lugar en el amplio escenario que este representaba para ellas.

Caminando por el distrito Tsubakidai, se hallaba una hermosa chica de ojos claros casi transparentes y una brillante cabellera azabache. Vestía un kimono negro cuyas mangas al no ser tan largas dejaban parte de sus brazos al descubierto, su brazo izquierdo se encontraba vendado sin embargo no había ninguna herida debajo, lo utilizaba así simplemente porque se le veía bien y combinaba con lo que ella llamaba “Su Moda”. El kimono iba protegido por el famoso y soberbio haori blanco característicos de los capitanes de escuadrones de la Sociedad de Almas sin embargo el símbolo de su espalda no se podía observar ya que lo tapaba su cabello y la bufanda que se encontraba alrededor de su cuello que caía hasta su cintura. Llevaba su zanpakutoh en su mano derecha, esta era curva y más grande que una katana convencional, asemejándose más a una odachi, el mango poseía un color rojo oscuro, mientras que la funda unas tonalidades añil.

La chica vagaba esperando encontrarse con alguien, un compañero shinigami, algún aliado o un ser que necesitara su ayuda para sanar sus heridas. Caminaba lento pero segura de cada paso que daba, su cara poseía una sonrisa picara y a la vez encantadora. Luego de algunos minutos se tropezó con un pequeño pero acogedor parque donde varios niños jugaban alegres, sus risas divertidas e inocentes retumbaban en todo el lugar. Sin pensarlo la chica entro, y se sentó en la primera banca que encontró, simplemente observo a los niños mientras se divertían y recreaban, esto hizo que en la cara de ella se dibujara una tierna sonrisa, como queriendo unírseles como una niña mas. Los pensamientos de lo que se había vivido hace poco en la Sociedad de Almas empezaban a deambular por su mente, cuando un llanto la saco de ellos, uno de los pequeños se había caído, y una de sus rodillas sufrió las consecuencias del impacto, inmediatamente la chica se levanto y se acerco a donde se encontraba el chico sollozando.

- ¿Hola? ¿Por qué lloras? - le hablo tiernamente colocándose a su altura para ver mejor la herida, esta no era para nada grave, solo un raspón de donde se apreciaba algo de sangre.

El jovencito la vio respondiendo a su saludo y a la pregunta, pero su voz no era del todo clara debido al lloriqueo.

- Se que te duele, sin embargo llorando no solucionaras nada - sonrío delicadamente, limpiando con su mano las lagrimas del chico, este dejo de llorar pero aun así su dolor se reflejaba en la cara – Esta mucho mejor, te ayudare - volvió a sonreír, tomo su zanpakutoh y apenas la desenvaino dejando visible solo una pequeña parte de la hoja, susurro algunas palabras y la hoja visible empezó a desintegrarse hasta formarse un humo azul que se dirigió a la herida del chico envolviéndola y curándola rápidamente, al terminar la chica envaino de nuevo su zanpakutoh desapareciendo así el humo azul. El chico muy contento por ya no estar herido, le agradeció sacando de sus bolsillos un par de caramelos y dándoselos a su salvadora.

Poco después todos los pequeños regresaron a sus casas, quedando el parque casi desierto, la shinigami seguía en el. Se había sentado en uno de los columpios,con los pies lo impulsaba levemente, su zanpakutoh la tenia en sus piernas. En sus manos tenia los caramelos que le suministro en gratitud el chico, abrió lentamente el primero que tomo y lo llevo a su boca, saboreándolo poco a poco, el dulce sabor de este la hacia sentir en el paraíso, habían pasado algunas horas desde que comió su ultimo dulce así que lo disfrutaba al máximo, para luego observar el hermoso cielo nocturno que ya poseía múltiples estrellas, algunas mas brillantes que otros pero todas iguales en belleza. La chica recostó su cabeza de una de las cadenas del columpio y sonrío dichosamente transmitiendo tanta paz y tranquilidad que podría hacer relajar a cualquier existencia.


Spoiler:
Habla
Narra
Piensa
Minazuki
Kidohs
avatar
Panettone
Oficial Shinigami

Mensajes : 45
Historia : 19
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 25/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.